¿Funcionan los vehículos eléctricos cuando hace frío?

¿Funcionan los vehículos eléctricos cuando hace frío?

Sí, lo hacen. Pero....


Una fuerte carga de nieve y unos vientos gélidos no hacen que un vehículo eléctrico se detenga por completo, pero su rendimiento se ve afectado por un descenso del mercurio. Por cierto, no sólo los vehículos eléctricos, también sus homólogos de gasolina y diésel experimentan los mismos efectos.

En general, los vehículos eléctricos son más eficientes en condiciones de frío, ya que la electricidad almacenada se convierte más fácilmente en movimiento que el proceso de un motor de combustión interna. Sin embargo, los vehículos eléctricos experimentan una reducción de la autonomía cuando hace frío, ya que el sistema de calefacción eléctrica utilizado para calentar el interior utiliza la energía de la misma fuente que alimenta el tren motriz eléctrico.

Según la AAA, conducir y utilizar el sistema de calefacción del coche a esta temperatura o por debajo de ella disminuye la autonomía media de un VE en un 41%. Sin embargo, esto no significa que la situación sea desesperada, simplemente se trata de integrar algunos buenos hábitos en el mantenimiento y cuidado del VE, especialmente si se tiene un coche eléctrico.

Los 5 consejos de Helioxpara los propietarios de vehículos sobre cómo afrontar el clima invernal en su VE:

1- ¡Preacondicione su batería durante los meses de invierno!

Planificar cuándo va a necesitar más carga para su coche es ideal durante los meses de invierno.

Si tiene que salir temprano a trabajar y las temperaturas van a ser inferiores a los 40 grados (Fahrenheit), programe la carga nocturna para que termine lo más cerca posible de la hora en que tiene que salir. Esto es lo más recomendable que debes hacer. Si su coche ofrece la opción de establecer una hora de salida y calentar la batería mientras está enchufada, ¡utilícela! Una batería fría no es tan eficiente como una caliente. Si no utilizas la energía de la batería fría, puedes aumentar tu autonomía inicial en tiempo frío entre un 15 y un 20%.

Además, calienta el habitáculo (junto con la batería, antes de desenchufar tu vehículo). De esta manera, utiliza la energía de la red en lugar de la de la batería y tus interiores podrán estar bien calentitos.

2- ¡Utiliza el Modo Eco!

Utilizar el modo Eco no requiere sacrificar el confort por la funcionalidad. De hecho, eco es un buen modo al que adaptarse para toda la conducción, incluso en los vehículos estándar, donde mejora la eficiencia del combustible.

La conducción ecológica se caracteriza por una aceleración y un frenado suaves y controlados. Evitar las aceleraciones bruscas y las frenadas de última hora en favor de un enfoque más gradual permite que la batería se recargue mediante el frenado regenerativo una vez que alcanza la temperatura. La conducción ecológica puede influir positivamente en la autonomía entre un 15 y un 20%, según los aspectos que se apliquen en la conducción.

3- Revise sus neumáticos regularmente

Los vehículos eléctricos tienden a verse muy afectados por la baja presión de los neumáticos en comparación con las variantes de diésel/gasolina. A medida que la presión desciende, los neumáticos también lo hacen, ya que cada 10 grados de descenso de la temperatura ambiente disminuye la presión de los neumáticos en una libra por pulgada cuadrada (PSI). Cuanto más frío hace, más baja es la PSI de tus neumáticos. Revisar regularmente tus neumáticos en invierno y asegurarte de que están bien inflados es una buena manera de maximizar la autonomía en invierno.

4- ¡Enchúfate cuando puedas!

Cuando hace frío, al sistema de gestión de la batería del coche le gusta reservar un determinado porcentaje de la capacidad de la batería para calentarla. El porcentaje de reserva suele ser de un 15-20%. Si mantienes tu batería cargada habitualmente por encima del 15-20% -digamos un mínimo del 50%-, siempre tendrás un buen margen para mantener el rendimiento de tu coche lo más alto posible. La carga no sólo te devuelve kilómetros, sino que calienta la batería. Una batería caliente es una batería más feliz.

5- Mantener el coche y las vías limpias

Un truco muy sencillo es limpiar el coche de hielo, aguanieve y restos de la carretera cuando sea posible. Esto añade pesos que afectan a la aerodinámica. Además, recuerda que no hay un motor que deje escapar el calor residual a través de la parte delantera para derretir la nieve que hay delante del parabrisas. Eso significa que tienes que quitarla tú mismo, prestando especial atención a que todas las luces estén completamente limpias de nieve y hielo.

Llena el depósito del limpiaparabrisas de tu coche con una solución que no se congele y lleva en el maletero una pequeña pala y un cepillo/rascador para ayudar a mover el coche si se queda atascado en la nieve o el hielo. Afortunadamente, el centro de gravedad más bajo de un coche eléctrico y la distribución de su peso ayudan a reforzar su tracción en superficies resbaladizas, especialmente para los que tienen tracción a las cuatro ruedas.

Adoptar algunas de las mejores prácticas le asegura estar a prueba de invierno con su VE. Pero también asegúrese de que, cuando esté en la carretera, identifique las estaciones de carga rápida a lo largo de su ruta. Heliox sugiere suscargadores rápidos de 50kW y 150kW y similares, ya que la carga rápida mantiene la batería caliente y asegura una carga completa pero rápida para una mayor vida útil de la batería (y del coche) y una rápida vuelta a la carretera para usted.

Descargue nuestro informe sobre camiones eléctricos
Compartir esta entrada
Descargue nuestro informe sobre camiones eléctricos
No se ha encontrado ningún artículo.
Compartir esta entrada

Manténgase al día

Proporcione su correo electrónico para recibir notificaciones sobre las nuevas publicaciones del blog

Gracias. Se ha suscrito.
Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.